Trabajo y bebés: ¿cómo conseguir compaginarlos? ?>

Trabajo y bebés: ¿cómo conseguir compaginarlos?

Luego del nacimiento del bebé, la vida familiar se hace bastante agitada, pues debe adoptarse una nueva rutina que gira en torno al nuevo miembro de la familia.

Una vez acostumbradas al nuevo horario, a muchas madres les toca incorporarse al trabajo y comienzan, entonces, nuevos cambios que afectarán el ambiente familiar. ¿Cómo hacer esa transición más suave? Acá te explicamos.

 

Una niñera perfecta

Entre los principales asuntos que preocupan a los padres es con quién dejar a sus hijos una vez comiencen a trabajar. Lo ideal sería dejarlos con algún familiar cercano que el niño ya conozca, como una tía o abuela,  pero si esto es imposible entonces debemos buscar una niñera o una guardería de confianza.

Lo más importante es sentirnos a gusto con la persona que va a cuidar a nuestro bebé. Si nosotros estamos contentos con ella, el bebé se sentirá bien y se adaptará mejor al cambio. Antes de contratar a alguien, ten en cuenta los elementos que son imprescindibles para ti y asegúrate de que tu bebé se sienta a gusto con esa persona.

 

La calidad y no la cantidad

Comenzar a trabajar es beneficioso para ti, pues te permite distraerte en otros asuntos que no sean los de la casa, sin contar que equilibrará la economía familiar. Dedicarte un tiempo a ti misma te ayudará a pasar un día agradable a pesar del cansancio del trabajo. Intenta hacer un horario detallado de las tareas del día, así sabrás exactamente cuándo estarás en la casa para pasar tiempo con tu bebé.

Las tareas domésticas no son solo de la mamá. Pide ayuda cuando lo necesites y haz un plan adecuado para cada día, que incluya también a papá y el hogar. Recuerda que mientras pasen tiempo juntos, el trabajo no afectará a tu niño.

Dedícate a tu bebé cuando llegues a la casa, háblale y abrázalo, así se sentirá querido y sabrá que, a pesar de que no estás todo el día, lo quieres y siempre estarás cuando lo necesite.


Comments are closed.